Y Miní: Una historia de amor que no muere

Las buenas historias de amor no se olvidan. Y en Villa Libertad de Alem, una inamovible casa de piedras bajo un viejo enramado de lianas recuerda a dos culturas, a dos mundos y a dos enamorados, que se conocieron en el siglo XX.

Viejo enramado de lianas en "Y Mini" en Alem
Viejo enramado de lianas en “Y Mini” en Alem

La Primera Guerra Mundial había hecho estragos en Europa y Don Otto Hoffman, un ex soldado de origen alemán, buscó hogar en Misiones. Y aquí, en la comunidad guaraní “Michi” –pequeña en su lengua madre- conoció a quien sería su compañera de vida. A fines de 1918 la pareja se estableció en el lugar, donde compartieron sus alegrías, sus gustos y sus vivencias. En su honor y recordando aquel lazo que unió la Historia, es que hoy se denomina a este complejo “Y Miní”, Aguas Chicas en su significado en guaraní.
A fines de 1918 ya se encontraban viviendo en Villa Libertad, y es en su honor y recordando la vieja historia de amor del lugar, que hoy se denomina a este complejo “Y Miní” o aguas chicas en su significado en guaraní.
Hasta 1925 se tienen noticias de la feliz pareja de la casa de piedras. Después, nadie supo más nada de ellos.

El destino de Don Otto y su compañera de vida se pierde en la noche del pasado. Queda la leyenda de un amor puro. Una historia que atravesó océanos para cristalizarse en Misiones, un sueño que quedó plasmado en la casita de piedras, a la vera del arroyo Arriame , que aún guarda el eco de la dulce voz guaraní de la joven, bajo un viejo enramado de lianas.

Por: Anibal Silvero