Argentina está entre los diez países que más destruyen su riqueza forestal

Argentina está entre los diez países que más destruyen su riqueza forestal
Argentina está entre los diez países que más destruyen su riqueza forestal

Lo advierte un informe de la ONU presentado ayer. Cada a√Īo se deforestan casi 300 mil hect√°reas. A este ritmo, en cien a√Īos no quedar√≠a un solo √°rbol en el pa√≠s.

Argentina está entre los diez países que más destruyen su riqueza forestal
Argentina está entre los diez países que más destruyen su riqueza forestal

En el √ļltimo cuarto de siglo, la Argentina ha venido talando unas 300.000 hect√°reas de bosques nativos cada a√Īo, y a ese ritmo le tomar√≠an los pr√≥ximos cien a√Īos para no dejar un solo √°rbol en pie en su territorio. Esta fotograf√≠a, fr√≠a y clara, surgi√≥ de la Evaluaci√≥n de los recursos forestales mundiales 2015, un informe presentado ayer por las Naciones Unidas que ubic√≥ a la Argentina como uno de los 10 pa√≠ses que m√°s deforestan en todo el mundo.

El top ten de ‚Äúpa√≠ses que han comunicado las mayores reducciones anuales en el √°rea de bosque‚ÄĚ ocupa solo una parte peque√Īa del trabajo de la FAO (el brazo de la ONU para la Agricultura y la Alimentaci√≥n). Pero resulta muy significativa al identificar a los peores alumnos dentro de una comunidad internacional de 234 naciones. El listado est√° encabezado por Brasil (que deforest√≥ en el √ļltimo quinquenio un promedio de 984 mil hect√°reas anuales) y se completa con pa√≠ses de √Āfrica y Am√©rica del Sur, las dos √ļnicas regiones que a nivel global muestran un deterioro de sus recursos forestales.

En el cuadro de al lado, liderando el r√°nking de ‚Äúbuenos alumnos‚ÄĚ, aparece China, que incrementa sus bosques a raz√≥n de 1,5 millones de hect√°reas por a√Īo, la misma superficie boscosa resignada por la Argentina entre 2010 y 2015. Cualquiera hubiese podido imaginar todo lo contrario. Aqu√≠ en Durban, un sereno puerto mercante a orillas del Oc√©ano Indico, donde esta semana se realiza el Congreso Forestal Mundial, el mundo parece estar patas para arriba.

Lo cierto es que, seg√ļn la FAO, la Argentina figura novena entre los pa√≠ses que m√°s superficie boscosa perdieron en el √ļltimo quinquenio. El organismo multilateral se ocupa de medir la evoluci√≥n de los bosques desde 1990, con la aparici√≥n en el escenario internacional de los primeros signos de preocupaci√≥n por el cambio clim√°tico y la necesidad de proteger los recursos naturales. De acuerdo con este registro hist√≥rico, la Argentina contaba entonces con 34,7 millones de hect√°reas de bosques. Ahora ‚Äď25 a√Īos despu√©s‚Äď se han reducido a 27,11 millones. Es decir que el pa√≠s perdi√≥ en el √ļltimo cuarto de siglo el 22% de sus bosques, unas 7,6 millones de hect√°reas.

De este modo, la Argentina viene contribuyendo con vigor al proceso de deforestaci√≥n del planeta. Seg√ļn la FAO, desde 1990 se han perdido 129 millones de hect√°reas, una superficie equivalente a toda Sud√°frica, pa√≠s que alberga este congreso forestal con m√°s de 4.000 especialistas. O a la mitad de las 273 millones de hect√°reas contenidas por las fronteras argentinas.

Eduardo Mansur, uno de los responsables de esta medici√≥n global, explic√≥ a Clar√≠n que en el 80% de los casos el desmonte se produce por un cambio en el uso de la tierra, sobre todo debido al avance de la agricultura. Aqu√≠ se produce una paradoja notable; no todos los ‚Äúmalos alumnos‚ÄĚ son iguales: mientras los pa√≠ses africanos talan sus bosques para enfrentar la hambruna de sus poblaciones, las naciones sudamericanas (tambi√©n Paraguay sufre una deforestaci√≥n alarmante) lo hacen para producir comodities de exportaci√≥n. Es decir, reducen su masa boscosa para alimentar a naciones extranjeras.

Pese a que Brasil lidera con comodidad el r√°nking de pa√≠ses que m√°s desmontan (en su caso, por la masiva tala en la regi√≥n amaz√≥nica), la situaci√≥n de la Argentina y Paraguay ‚Äďque comparten el llamado Gran Chaco, una de las regiones forestales m√°s amenazada a escala global, con 10 millones de hect√°reas en peligro‚Äď es bastante m√°s complicada. Aunque erradiquen menos superficie boscosa que su vecino, este pa√≠s dispone de enormes recursos y por lo tanto el impacto de la deforestaci√≥n alcanza apenas 0,2% de su masa de bosques. En el caso argentino, en cambio, las 297 mil hect√°reas desmontadas en promedio anual implican 1% del √°rea total. De all√≠ que el ritmo de los desmontes resulte preocupante. Para Paraguay la misma cuenta da un resultado peor: 1,9%. A nivel global, el caso m√°s escalofriante es el de Nigeria, que arrasa con 4,5% de su superficie boscosa cada a√Īo.

‚ÄúNosotros brindamos una informaci√≥n objetiva, que construimos en base a los datos oficiales que recogemos de cada uno de los Estados‚ÄĚ, aclara Mansur, que enfatiza que cada pa√≠s es ‚Äúsoberano‚ÄĚ para fijar pol√≠ticas que limiten la deforestaci√≥n o que impulsen la implantaci√≥n de bosques cultivados. En el mundo quedan en pie 3.999 millones de hect√°reas, que cubren cerca de una tercera parte de la superficie terrestre. ‚ÄúPara nosotros lo deseable ser√≠a que el √°rea de bosques no baje m√°s de eso. Pero no podemos m√°s que recomendarlo‚ÄĚ, dice el experto

Comentar con Facebook

Visitemos Misiones no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.